Memorias de un Historietista


1 comentario:

David dijo...

La cruda verdad... ¡Igualmente convengamos que no hace milagros! jaja.